menu

Definición
Cuando hablamos de hipermetropía nos referimos a un defecto de visión en el que la visión se ve afectada en mayor medida desde cerca, teniendo una mejor visión a medida que alejamos el punto de observación. Esto quiere decir que el ojo hipermetrópico es demasiado corto frente al ojo miope que sería lo opuesto.

 

Consecuencias
El constante esfuerzo de focalización para tener una visión nítida en la distancia, unido al esfuerzo mayor para obtener nitidez en la lectura y visión de cerca implica que el ojo se agote, pueda llegar a la fatiga, tensión y pérdida de confortabilidad. Esto hace, en el caso de los niños, que desaparezca el deseo por la lectura debido a todo lo anteriormente expuesto. .

Cuando la capacidad de acomodación, dada por el cristalino, del ojo es buena o tiene un grado de hipermetropía pequeño, puede obtener una visión nítida desde lejos y de cerca siempre con un esfuerzo suplementario. Es posible que tenga una agudeza visual del cien por cien, pero eso no significa que no necesite unas gafas-correctoras. .

Por otro lado si su capacidad de focalización no es buena y/o el grado de hipermetropía es elevado, entonces la visión será borrosa tanto de lejos como de cerca, siendo esta última la peor parada.

 

¿La hipermetropía afecta a todos por igual?
Evidentemente no. La hipermetropía presenta grados, así pues, hay un número importante de personas que tienen un pequeño grado de hipermetropía totalmente controlable por adaptación. Para ello condiciona el no trabajar mucho de cerca y tener una buena capacidad de focalización. .

En periodos de estudio se suelen presentar procesos transitorios en los que el ojo se ve afectado por la lectura intensa, produciéndose la fatiga, la vista cansada, superándose una vez finalicen los exámenes.

 

Síntomas
Entre los principales encontramos la dificultad de concentración y de mantenimiento de la visión clara durante la lectura, fatiga ocular o general, tensión o dolor de cabeza tras realizar un trabajo de cerca, picor o escozor de ojos, pobre capacidad de lectura, distanciamiento del texto a leer, irritabilidad o nerviosismo después del esfuerzo de la concentración visual.

 

Detección
La hipermetropía solo puede ser detectada y evaluada por un análisis y un examen visual completo realizado por el especialista. Los típicos test de revisión escolar generalmente no ofrecen datos claros e incluso puede pasar desapercibido. En caso de duda será el especialista el que ofrezca las conclusiones correctas. Las gafas correctoras harán que desaparezca la fatiga.

Partimos de que no es una enfermedad, es un defecto de conformación del ojo. Aquellos que realicen trabajos en exteriores o al aire no se verán tan afectados como puede ser por ejemplo un escolar, en el que la fatiga visual puede causar mella en su rendimiento escolar.

Una gran hipermetropía en un niño, sobre todo desde su nacimiento hasta los tres años puede conducir al estrabismo. Los niños de corta edad que bizquean son casi siempre hipermétropes no corregidos.

¿Evoluciona la Hipermetropía?
La hipermetropía nunca se agrava, aunque puede dar la sensación de empeoramiento ya que a veces el mecanismo corrector, la acomodación, puede fallar, momento en el que se descubre la hipermetropía. Después de los quince años la hipermetropía ya no disminuye, pero con edades inferiores se puede producir un proceso natural de corrección en niños ligeramente hipermétropes.

 

 

INSTITUTO DE LA VISIÓN ©  :::: AVISO LEGAL ::. design: factorcreativo.com